Múnich, una ciudad llena de historia

Múnich es una de esas ciudades europeas que no decepciona. Tiene historia, edificaciones muy interesantes, una gastronomía increíble y rincones totalmente alucinantes.

Mi paso por Alemania lo hice en 3 días, en los que me planifiqué dedicar un día entero a conocer Múnich, otro para viajar a un castillo de cuento de hadas y el último para conocer algo de historia en uno de los campos de concentración más cercanos a la ciudad.

Pero voy a empezar por el principio. ¿Cómo llegar a Múnich? Lo más rápido es en avión, y puesto que sólo disponemos de 3 días, ¡el tiempo es oro! Comparado con aeropuertos de otras ciudades, me pareció pequeño y acogedor.

El aeropuerto está bien señalizado y con personal dispuesto a ayudarte en las zonas de compra de tickets. Digo esto, porque para llegar hasta la ciudad, lo más barato es coger un tren, y para ello hay unas máquinas expendedoras muy útiles.

Ticket aeropuerto-estación central

Ticket aeropuerto-estación central

Te recomiendo que tu alojamiento esté cerca de la estación central de Hauptbahnhof, te será mucho más cómodo a la hora de desplazarte, ya que enlaza con aeropuerto, ciudades cercanas y lugares principales de la ciudad.

Para desplazarte por la ciudad, si no tienes tiempo que perder, lo mejor es el metro (U-Bahn). Lo cierto es que los principales puntos de interés de Múnich se concentran en una zona en concreto.

Lo ideal es que te bajes en Marienplatz y te muevas por allí a pie. Todo está muy cerca y así también podrás vivir el ambiente y mezclarte con los lugareños.

Ticket de metro (U-Bahn)

Ticket de metro (U-Bahn)


¿Qué puedes comer/beber que sea típico de Múnich?

  • Unos brezel (son unos lazos saladitos).
  • Un buen codillo en la mítica cervecería Hofbräuhaus mientras disfrutas de música en directo.
  • Beber una de las cervezas más populares de la zona de Baviera, la weißbier, una cerveza de trigo que no te dejará indiferente.
  • Si no te gusta el codillo, hay una gran variedad de salchichas Bratwurst…¡no sabrás cuál elegir!

Como visitas imperdibles, te recomiendo:

  • Subir a la torre de la Iglesia de San Pedro (Peterskirche) para poder tener la vista panorámica de todo Múnich.
  • Adentrarte en el mercado más animado de la ciudad, el Viktualienmarkt.
  • En una de las entradas al parque por excelencia de la ciudad, el Englischer Garten, buscar la ola artificial Eisbachwelle, donde los lugareños practican surf.
  • Si viajas entre septiembre y octubre a la ciudad, no puedes perderte por nada del mundo, la fiesta de la cerveza en el Campo de Teresa (Theresienwiese)…¡el Oktoberfest!
  • Si te gustan los museos, tienes una zona donde se concentran al menos 4 de ellos (la Nueva Pinacoteca y la Gliptoteca por ejemplo). Este área se encuentra a 10 minutos andando de la estación central o si prefieres llegar en metro, la parada es Königsplatz.

 

Altes Rathaus de Múnich

Altes Rathaus de Múnich

Cervecería Hofbräuhaus de Múnich

Cervecería Hofbräuhaus de Múnich

Si sólo dispones de un día para visitar la ciudad, tengo preparada una ruta a pie por Múnich para que no te pierdas nada. ¡Echa un vistazo!

Si queréis llevaros un recuerdo peculiar de esta maravillosa ciudad, os diré que yo acabé comprándome ¡un cuco! No lo tenía planeado pero caminando por una de las calles peatonales del centro, di con una tienda pequeñita con cantidad de artesanía.

Entré para echar un vistazo (porque merece la pena entrar aunque sólo sea para quedarte con la boca abierta) y terminé llevándome uno pequeño para casa. La tienda se llama Max Krug y ésta es su dirección.

 

Presta atención a las próximas entradas, porque te hablaré de cómo llegar a uno de los primeros campos de concentración de la 2ª Guerra Mundial.

 

Y si tienes alguna duda sobre Múnich, no dudes en contactar conmigo. ¡Intentaré ayudarte en lo que pueda!

 

Un beso y ¡hasta la próxima!

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *