La ciudad de Toulouse y su mágica luz

Toulouse es conocida como la “ville rose” por el color rosáceo de sus fachadas. Es famosa por sus violetas, utilizadas para hacer postres, jabones, velas y perfumes.

Un poco de historia

Situada en el sur de Francia, es la capital de la región Midi-Pyrénées. Tiene un pasado romano y gran influencia religiosa. Pionera en la aviación y hoy en día es el principal centro aeronáutico europeo.

Forma parte del Camino de Santiago desde la Edad Media y su universidad, es una de las más importantes de Francia. La cruza el río Garona y el Canal del Mediodía (Canal du Midi).

Pont Neuf sobre el río Garona

Pont Neuf sobre el río Garona


¿Cómo llegar a Toulouse?

Tienes 3 opciones: coche, tren o avión. Yo, sinceramente, prefiero siempre el avión porque gano mucho tiempo.

Desde el aeropuerto puedes coger el autobús “AERO” nada más salir de la terminal. Te llevará en dirección a la estación central de Toulouse, Matabiau Gare SNCF, en tan sólo 30 minutos.

Esta opción es válida para la vuelta, ¡por supuesto! Si quieres hacerte una idea de los precios del transporte público en Toulouse, puedes echar un vistazo en su web 🙂

Antes de ponerte a patear la ciudad, acércate a la oficina de turismo, está justo detrás del Capitolio. Te atienden en un perfecto español y te pueden aconsejar sobre alguna actividad que se realice en la época en la que vayas. Ademas de coger algún que otro mapa y folletos informativos claro… 🙂


No te puedes perder…

¡Es difícil escoger entre todo lo que ofrece! Toulouse es una ciudad muy acogedora, perfecta para recorrer a pie o en bici. Tiene preciosas zonas verdes y cantidad de monumentos para pasarte horas contemplando…

En mi opinión, puede verse en un fin de semana tranquilamente. Yo no tuve suerte con el tiempo (temporal de lluvia y viento me acompañaron los dos días) y aún así pude disfrutar de la belleza de esta ciudad.

Bueno, ¡allá va mi recomendación!

 
Monumentos
El Capitolio
El ayuntamiento se ubica en una gran plaza en cuya superficie encontrarás  la Cruz de Languedoc, que simboliza los puntos cardinales, los 12 meses del año, las 12 horas del día y los 12 signos del zodiaco. Puedes acceder a varias salas del Capitolio gratuitamente.
La plaza del Capitolio

La plaza del Capitolio

La Basílica de Saint-Sernin
Una de las iglesias románicas más grandes de Europa y declarada Patrimonio Mundial por la Unesco. Aún hoy en día, es paso obligado para todo aquel que realiza el Camino de Santiago atravesando Toulouse.
Basílica de Saint-Sernin

Basílica de Saint-Sernin

Convento de los Jacobinos
Edificado en el siglo XIII y de estilo gótico, es una edificación espectacular. Se puede visitar el claustro y varias salas nunca abiertas al público anteriormente. Llama la atención el color azul y rosado de los ladrillos del interior de la iglesia.
Claustro del Convento de los Jacobinos

Claustro del Convento de los Jacobinos

Catedral de Saint-Étienne
La catedral de Toulouse se construyó entre el XIII y XVII combinando dos estilos góticos completamente diferentes, lo que le aporta originalidad.
Catedral de Saint-Étienne

Catedral de Saint-Étienne

Basílica Notre-Dame-de-la-Daurade
Lo más significativo es la Virgen negra a la que se le rinde culto en esta iglesia del siglo VI. Su nombre significa “recubierta de oro”.
 
Zonas verdes
Prairie des Filtres
Parque a orillas del Garona donde puedes descansar y disfrutar de las vistas de la ciudad y el Pont Neuf, su puente más antiguo.
Canal du Midi
Es una red de 360km de canales navegables desde el Atlántico hasta el Mediterráneo y catalogado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Construido en el siglo XVII, merece la pena pasear por sus orillas y pararse en los puertos para ver los barcos amarrados en los que muchos lugareños tienen fijada su residencia.
Canal du Midi

Canal du Midi

Jardín japonés
Ubicado en el centro de otro gran jardín urbano, el Compans-Caffarelli, ofrece una combinación perfecta para un merecido descanso. Maravillosamente bien cuidado. Precioso sin más.
Jardín japonés de Toulouse

Jardín japonés de Toulouse

 

Conclusiones finales

Estos son para mi los imprescindibles, pero como te recomiendo que te recorras la ciudad a pie o con bicicleta, podrías pasar por el Jardín Botánico, el Monumento a la Gloria de la Resistencia (un memorial subterráneo que conmemora la 2ª Guerra Mundial y la resistencia de la ciudad de Toulouse), les Abattoirs (antiguo matadero reconvertido en museo de arte moderno)…

Ya te dije que Toulouse es una ciudad con gran influencia religiosa, de ahí la cantidad de monumentos de esta índole repartidos por toda la ciudad. Otra iglesia de la que no te he hablado es la de Notre-Dame-du-Taur. Puedes llegar a ella de camino a la Basílica de Saint-Sernín.

Me resultó curiosa la oscuridad que reina en todas las iglesias…quizá fuera sólo impresión mía, o que el tiempo no acompañaba a que entraran rayos de sol por las vidrieras. De cualquier manera, todas me parecieron dignas de admirar.

Piérdete por sus callejuelas, come un plato típico en una de esas preciosas terracitas típicas francesas, admira su arquitectura, y déjate llevar por una ciudad que rezuma antigüedad y belleza a partes iguales.

¿Has visitado Toulouse? ¡Cuéntame tu experiencia!

Un beso y ¡hasta pronto!

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *