Dachau, una lección de historia

Es difícil explicar el silencio que hay en el campo de concentración de Dachau. Es como cuando se visita un cementerio, sientes que las palabras están de más.

Así es como me sentí al llegar a esa explanada inmensa. Pensar que en aquel lugar se llevaron a cabo las peores atrocidades contra el ser humano, me hizo nudo el corazón.

El post de hoy es una lección de historia. Basada en la superación, invitando a la reflexión.


Un poco de historia

El KZ-Gedenkstätte es un monumento conmemorativo donde antes se hallaba lo que fue el primer campo de concentración nazi, antes siquiera de haber comenzado la 2ª Guerra Mundial. Abrió unas semanas después de que Adolf Hitler fuera nombrado canciller del III Reich en 1933.

La inmensidad del lugar en una foto

La inmensidad del lugar en una foto

Se fundó para prisioneros políticos aunque posteriormente empezaron a llegar homosexuales, judíos y todo detractor al régimen. Fue, durante los 12 años que permaneció en funcionamiento, “escuela de violencia” para los miembros de la SS.

El 29 de abril de 1945 las tropas estadounidenses liberaron a los supervivientes.


Cómo llegar

¡Súper sencillo! De verdad, no tiene pérdida.

Tienes que comprar un billete de tren de 1 día “Munchen XXL“.

Desde la estación central de Múnich, Hauptbahnhof, tienes que coger el tren S-Bahn S2 dirección Dachau/Petershausen y bajarte en la estación de Dachau. Según sales de la estación tienes que coger el autobús 726 dirección Saubachsiedlung; la parada es KZ-Gedenkstätte.


La visita al monumento conmemorativo de Dachau

La entrada a las instalaciones es totalmente GRATUITA con un horario de apertura de 9:00 a 17:00 todos los días (excepto el 24 de diciembre).

Te recomiendo que compres una audio-guía por 3,50€, para que la experiencia sea completa. Te pedirán que dejes un depósito, a mi me pidieron el dni. Creo que así se aseguran que nadie se las vaya a llevar a su casa (hay gente para todo ya sabes…).

Existen visitas guiadas que tendrás que reservar con anticipación, pero sólo se ofrecen en inglés o alemán.

Plano de las instalaciones

Plano de las instalaciones

Sé que el plano tiene una calidad de imagen muy baja, pero no te preocupes, que en el centro de visitantes los tienen bien grandes en español.

A tener en cuenta para la visita, el reglamento para visitantes.


Para finalizar

La entrada al memorial: "Arbeit macht frei". el trabajo os hará libres

La entrada al memorial: “Arbeit macht frei”. el trabajo os hará libres

No quiero explicarte mucho más sobre este lugar, quiero que lo descubras por ti mismo y que me cuentes qué te ha parecido.

Aún se conserva parte de la fortificación

Aún se conserva parte de la fortificación

Esta visita la puedes combinar junto con otro lugar de Múnich, el Palacio de las Ninfas, que puedes ver en medio día. Organízate según te parezca mejor y disfruta de la experiencia.

¡Espero tus comentarios!

 

Un beso y ¡hasta la próxima!

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *